Festival ENLACES
En la versión Compañero-Compañera de Baño Inquietante se experimenta con los modos de comportamiento entre diferentes personas dentro del baño. Una conversación ajena (aparentemente a través de un teléfono) se convierte en un mundo de posibilidades para quien la escucha. Sin dar muchas pistas (solo afirmaciones, carcajadas o preguntas) el espectador puede completar a partir de su imaginación aquella conversación que otra persona está teniendo en un cubículo del mismo baño que se encuentra. Independiente a la charla, se pone en cuestionamiento quién la está teniendo también. ¿Es un performer, una persona ajena a la obra, o simplemente una reproducción de un audio?
Kevin Herzog. 2016.